Una conversación con Felix Ekström por

Felix Ekström, docente graduado en la Universidad de Murcia, se encuentra actualmente trabajando en el centro escolar Oxievangsskolan, en Malmö, Suecia.

IMG-20160127-WA0004

Es maestro de inglés en todos los cursos séptimos del centro, en total cinco clases de entre 25 y 30 alumnos, ofreciendo dos sesiones de 60 minutos a la semana a cada uno. Asimismo, es maestro de español en sexto, dando dos sesiones semanales de cuarenta minutos; de sétimo y octavo, donde las clases son de una hora y veinte minutos; y noveno, donde la jornada se reduce a dos horas semanales.

El sistema sueco está programado de manera que la educación primaria comienza a los siete años y se prolonga hasta los quince/dieciséis años; dividiéndose los nueve años en tres etapas o ciclos de tres cursos cada uno. Así, actualmente Felix se encuentra dando clases en el último curso del segundo ciclo (sexto) y los cursos de la última etapa (sétimo, octavo y noveno), coincidiendo estos años con la educación secundaria aquí en España.

En relación a cómo está estructurada la enseñanza en Suecia, nos comenta como cada centro está dotado de una libertad para ofertar las asignaturas que desea y, por tanto, para ofrecer una enseñanza basada en los ideales del equipo directivo. Asimismo, ofrecen al docente la libertad de elegir entre ciertas áreas de enseñanza a la hora de acceder al puesto.

En el centro Oxievangsskolan, se pueden elegir entre cuatro idiomas a cursar: español (el colegio cuenta con dos profesores), francés, alemán y chino. Los alumnos pueden elegir el idioma que quieran a partir del sexto curso y, el centro, tiene la obligación de ofrecer dicha enseñanza por escaso que sea el cupo de solicitudes.  En cuanto a la enseñanza del español, nos comenta que los grupos de alumnos son muy extensos en su centro, pues el español es un idioma muy popular en el país.

Por último, en cuanto a los alumnos de español con los que cuenta, en ambos sextos tiene 33 alumnos aproximadamente; en los séptimos 38 alumnos, hecho ante el cual se ha “quejado” a la dirección pero no ha conseguido solución; en los octavos en torno a los 28 alumnos y en los novenos 31 alumnos en cada clase.En definitiva, a pesar de que en Suecia no es habitual encontrar tantos alumnos por aula, asegura que las clases de español son una excepción en comparación con el resto de lenguas.

AulaRoboTIC: ¿Existe una carrera profesional para el maestro?

Felix Ekström: Sí, aquí existe una carrera profesional. Si recuerdas anteriormente te he dicho que primaria, que es toda la educación obligatoria, se divide en tres etapas o ciclos. Si quieres ser maestro de la primera etapa, de 1 a 3 años, tienes que estudiar 3 años y medio. Si quieres ser profesor o maestro de la segunda etapa, de 4 a 6 años, creo que tienes que estudiar 4 años. Si quieres ser maestro como yo, de séptimo a noveno son 4 años y medio y ya si quieres ser profesor de bachiller son 5 años aproximadamente. Por lo que sí existe como tal.

A.R.TIC. En cuanto a los conocimientos y competencias que se le piden al profesor en Suecia ¿se exigen algunos vinculados con las nuevas tecnologías y su aplicación en las aulas?

F. Si se les exige que sepan usar un ordenador, de hecho se nos deja un ordenador a todos los profesores del colegio para que podamos trabajar con él. Hay, por los menos en mi colegio, un responsable de las nuevas tecnologías, que traducido al español sería como pedagogo o maestro de las nuevas tecnologías o algo así y nos enseña al resto de profesores cómo usar las nuevas tecnologías para ayudar a los alumnos. Aunque eso es en la teoría, luego en la práctica no es así porque a mí realmente tampoco me ha ayudado mucho. Pero bueno, está esa figura que es el que trabaja con todo lo relacionado con la informática y tal. De vez en cuando si suele enseñarnos algo, nos reunimos todo el claustro de maestros y nos comenta alguna aplicación nueva o algún programa, pero muy de vez en cuando tampoco es algo muy habitual. Pero sí, todos los profesores tienen que tener un mínimo de conocimientos.

A.R.TIC. ¿Cuál es la penetración de las TIC en las aulas en Suecia?

F. Todas las clases tienen un proyector lo que pasa es que el tema de las PDI (pizarras digitales interactivas), por ejemplo, o no hay o si hay no se utilizan para eso. Me sorprendió mucho porque en España ahora mismo están muy obsesionados con las pizarras digitales y en Suecia para nada. El proyector que hay en clase se puede conectar a tu ordenador, hay unos altavoces y hay una pizarra blanca. No se utiliza tiza en Suecia por si hay algún alumno alérgico, se usan las pizarras clásicas se usan las de rotulador.

De la misma manera, como hay alumnos que no tienen ordenador pues se les deja un ordenador portátil para que puedan trabajar con él, incluso a los alumnos con dificultades como dislexia, trastorno del lenguaje, etc. Se les da un ipad para que sea más cómodo o porque tiene algunas apps que son buenas para ellos. Pero sí, en principio todos tienen ordenador y pueden trabajar con ellos.

A.R.TIC. Actualmente, ¿se está llevando a cabo en el centro algún proyecto innovador en el que se utilicen las TIC?

F. Ahora mismo no tenemos, pero si es verdad que se usa mucho la página web del colegio. Ahí yo subo archivos para que los alumnos puedan entrar y verlos. A lo mejor de alguna clase magistral o algún tema importante, los subo y están ahí a disposición de los alumnos aunque realmente no siento que esté llevando a cabo ningún proyecto innovador en cuanto a la aplicación de las nuevas tecnologías.

A.R.TIC. En relación con el uso de Smartphones, ¿se integran también en el proceso de enseñanza/aprendizaje?

F. En cuanto a los smartphones, como sabrás, hoy en día, los alumnos están utilizándolos todo el tiempo y en el centro es complicado evitar este hecho. En mi colegio está prohibido pero los alumnos no suelen hacer caso a tales directrices y tanto en el recreo como en clase suelen darse casos de uso de dicha tecnología en horario lectivo. Lo utilizan para escuchar música, chatear e incluso acceder a snapchat; y aunque el profesor está advertido es imposible estar siempre prohibiéndoselo. A veces se puede permitir que escuchen música si lo desean o que hagan fotos a la pizarra si no quieren tomar apuntes en la libreta; o para buscar alguna palabra en español en algun traductor etc.

A.R.TIC. Tras haber tenido la oportunidad de comparar el sistema educativo español y el sueco, ¿qué medidas consideras imprescindibles para mejorar el primero?

F. Me parece genial que el colegio ofrezca el material y que los alumnos no tengan que comprar los libros. Lo negativo es que no pueden subrayarlos ni escribir en los libros a pesar de ser una buena técnica de estudio. Aunque es una buena ayuda para las familias que no pueden permitírselo, sobre todo teniendo en cuenta que es una educación obligatoria.

Asimismo, nos comenta que uno de los aspectos que más le gusta de la enseñanza en suecia son las relaciones que establece con los alumnos. Allí al profesor se le otorga la figura de mentor, pues se le da mucha importancia a las tutorías: “cada clase de 30 alumnos tiene dos profesores responsables, cada uno tiene que tutorizar a quince alumnos, siendo responsables de su crecimiento como personas. Tres días a la semana te reúnes 10 minutos a primera hora del día con esos alumnos y creas una relación más estrecha: el objetivo es guiarlos en la vida. Eso es algo que eché de menos en mi educación en España”.

También nos habla de cómo en Suecia se intenta que el alumno se divierta y se incluye fuertemente el trabajo cooperativo; comentando que en España aún es “un poco autoritario en la mayoría de casos, pues el profesor no es alguien cercano por temor a perder el respeto, mientras que en Suecia se trabaja mucho la relación con el alumnado, los profesores son amables y muestran preocupación por el alumnado en todos los ámbitos”.

Por último, otra de las diferencias destacadas que comenta es la responsabilidad del docente en cuanto a la evaluación: “el profesor es totalmente responsable de las notas, en España es el alumno. Si un alumno suspende los padres pueden incluso culpar al profesor: no puede esperar que el alumno pida un examen de recuperación, es él quien debe proporcionar los medios y soluciones”, afirma.

Del mismo modo, rememora elementos de su etapa como estudiante de secundaria y afirma que en Suecia verdaderamente se intenta llevar a cabo “la enseñanza ideal que desde las facultades se fomenta”. Ejemplifica este hecho con el uso de libros de texto y el seguimiento de los mismos: “también es necesario que los profesores intenten huir un poco del libro, después de mi experiencia en Suecia he intentado compararlo con España, y aquí (en Suecia) realmente se intenta más salir, plantear otro tipo de actividades…”.

Sin embargo, ningún sistema es perfecto, ante lo que comenta que “al sistema sueco también le encuentro muchos fallos. Hay muy poca gente que quiera trabajar de maestro, es bastante duro y no está tan bien pagado como otro trabajo que requiere los mismos años de estudio. Solo está la gente que realmente tiene vocación: lo cual es positivo pero hay mucha carencia en cuanto al profesorado, por lo que incluso contratan a gente que ni ha terminado la carrera. También creo que falta organización: una estructura. En España es todo más pautado, en cuanto a contenidos y temario en general, por lo que resulta más difícil perderse. Aquí ese aspecto requiere mucha planificación y trabajo extra…”.

Desde el equipo de AulaRoboTIC, agradecer a Feliz Ekström por ofrecernos parte de su tiempo para conocer su experiencia.


Equipo de AulaRoboTIC

Publicado el 29/01/2016


Buscador

Contacto

No compartiremos tu correo con nadie


Colaboran:

CITIUS
Infomun